Make your own free website on Tripod.com

TIRO FEDERAL 2 DE ABRIL

USHUAIA - TIERRA DEL FUEGO

ARGENTINA

Principal ] Arriba ] [ Entrenamiento ] Adiestramiento ] Records Internos ] Entrenamiento Básico ] Adiestramiento ]


ENTRENAMIENTO CON CARABINA:

 

ZBIGNIEW HABER Entrenador del equipo español de carabina

El proceso de preparación técnica en el tiro de precisión consiste en el entrenamiento (perfeccionamiento) de los habitos. Para mejorar estos habitos hay que hacer un esfuerzo mental en el entrenamiento, no solo disparar.

Objetivos de preparación técnica

-Control del sentido del equilibrio -Percepción de las sensaciones musculares -Resistencia especifica -Salida del disparo -Estudio de la posición.

Ejercicios para carabina

Mejora del equilibrio y resistencia  1· de pie en posición de disparo 2· apuntando 1 minuto 3· descanso carabina 30 segundos Mejora del equilibrio y salida del disparo  1de pie en posición de disparo 2efectuar la puntería 3cerrar los ojos disparar en 3 segundos  Aunque es muy difícil permanecer parado totalmente tienes que intentarlo debes percibir la sensación de la posición. Esto significa ver mentalmente los músculos que están contraídos como consecuencia de la posición que has adoptado. Esa visión mental, te dejara huella neuromuscular, asimismo estas trabajando la resistencia especifica. La realización del disparo con los ojos cerrados te obligara no solo a percibir la sensación de la posición sino igualmente la salida del disparo. Durante la puntería respira suavemente cuando lo necesites, y en la posición de descanso préstale mucha atención al ritmo respiratorio. Es obligatorio sentir el PLACER DE RESPIRAR. Mejora de la posición  1· de pie en posición de disparo 2situarse delante de un espejo 3observar la posición Percepción de sensaciones  1de pie en posición de disparo 2habitación a oscuras 3colocarse en posición de disparo 4disparar en seco Al situarnos delante de un espejo, observaremos la posición de la cabeza, hombros, espalda, pies. En definitiva toda la posición debe ser analizada y memorizar las sensaciones musculares la clara percepción de esas sensaciones te permitirá adoptar siempre la misma posición. El ejercicio a oscuras te obligara a concentrarte en las sensaciones musculares no en las visuales.

PARA TIRADORES DIESTROS

La cabeza se coloca sobre el lomo de culata apoyada en la mejilla. Si el cuello está relajado la mirada cae directamente a través de la mira. El hombro derecho está relajado y bajado. La cantonera ("placa de culata") se apoya, haciendo una fuerza constante, cerca de la articulación del hombro. La mano derecha agarra firmemente la empuñadura. El brazo en sí está relajado, pero a través del largo de la culata queda sujeta en una posición relativamente alta. La parte superior del cuerpo está inclinada hacia atrás, y bascula hacia blanco en la escápula del hombro. Mediante respiración abdominal se relajan intencionadamente los músculos, con lo que el tronco se baja y se aplana. La cadera se empuja en dirección al blanco, con lo cual se inclina pero permanece alineada con el blanco. La pierna derecha se coloca hacia fuera. Apoya la posición, pero sólo soporta de un 10 a un 30% del peso. La rodilla derecha está recta pero relajada. Mediante pequeños giros del pie derecho se puede ajustar la pensión de la rótula. El pie derecho determina las relaciones de altura, dirección y tensión en la posición de pie. Es muy importante para la corrección del equilibrio, del punto cero y de las tensiones musculares. Para compensar alteraciones siempre se hacen reajustes finos en el pie a lo largo de una tirada. Como postura básica se recomienda girarlo ligeramente hacia el exterior. El hombro izquierdo se sitúa más bajo. El brazo se junta con el tórax con una presión suave. El primer contacto se hará con el codo. La muñeca izquierda se mantiene levantada y sin tensión activa. La mano generalmente se pone formando puño. Los tiradores con brazos relativamente largos sujetan de diferentes formas la culata con los dedos y la palma de la mano. El antebrazo izquierdo se mantiene casi vertical. Son mínimas las tensiones musculares en el conjunto del brazo y de la mano. El codo izquierdo es el elemento clave para el reparto de tensiones y la alineación de la parte superior del cuerpo. Es necesario un punto de reposo seguro en la cresta del hueso illo para que el brazo de apoyo pueda quedar completamente aflojado. El equilibrio y el punto cero pueden regularse mediante pequeñas variaciones del punto de reposo. La pelvis se empuja en dirección al blanco, por lo que la cresta de la cadera sube y la pierna izquierda sufre un fuerte desgaste. El empuje de la pelvis hacia adelante tiene lugar contra las resistencia de músculos y tendones, y deberá hacerse constantemente con la misma presión. Al colocarse la carabina en el hombro y dirigir el arma hacia el blanco, la cadera debe permanecer alineada hacia el blanco. La pierna izquierda está casi perpendicular y soporta la mayor parte del peso del cuerpo y de la carabina. Con pequeños giros de la rodilla se puede bloquear ésta en una posición firme, en caso de que comience a oscilar a causa del acaloramiento de la competición. El pilar de apoyo está formado por el pie izquierdo, la pierna, la pelvis, el antebrazo izquierdo, y la mano. Con la carabina encarada, uno debe sentir claramente que el peso de la carabina se transmite a través de esa línea. De nuevo, el pie izquierdo es el que se ocupa del equilibrio, la estática y el alineamiento de esta posición de tiro. Los nervios en el extremo de la suela del pie informan constantemente respecto a cómo está repartido el peso. Esta información es esencial para el control de las oscilaciones laterales. Como posición básica es preferible la alineación del pie girado a la derecha con respecto al blanco. La posición de pie de Torsten Krobs es verdaderamente atípica entre los tiradores alemanes. Le es característica la posición muy baja del arma, que rebaja el centro de gravedad conjunto, y que contribuye en cierta medida a una estabilidad adicional. El centro de gravedad más bajo se adquiere mediante una bajísima posición de la cabeza y la inclinación sobre el lomo de la culata. Es una postura que parece complicada para quienes estén poco habituados, y que al principio perturba considerablemente al equilibrio. La cantonera se lleva un poco más hacia la punta del brazo, la delantera de la culata se puede sujetar con la palma de la mano izquierda. Muchos franceses tiran así, y esta variante también tiene algunos seguidores en Suiza, así como entre los tiradores de la antigua Yugoslavia. Hemos escogido a Torsten como modelo porque él fue el tirador puntero de carabina de aire en 1995 y aún está entre los mejores en las competiciones de 3 posiciones.

La posición de los pies tiene dos funciones correlativas con respecto a la posición de pie. Por una parte, afecta a la posición interna y externa de tiro al influenciar el equilibrio, la estática y la tensión, y por la otra, simultáneamente, controla la alineación del punto cero, y por ello, la dirección del arma hacia el blanco.

Un gran número de problemas se relaciona en esta doble función. La posición de tiro y el punto cero se determinan por la posición seleccionada y cada cambio afecta a ambos componentes. Quien quiera que coloque sus pies apartados para estabilizar su posición de tiro con una base más amplia, deberá aceptar el "efecto secundario" de un punto cero más alto. Además, la posición del pie puede ser variada infinidad de veces. Cada pie puede ser cambiado de posición en todas direcciones y girando simultáneamente en su propio eje. Ambos pies le pueden dar un número ilimitado de combinaciones.... En este caos de posibilidades, es difícil encontrar una regla. Recomendamos una posición básica. Los pies están más separados que el ancho de los hombros, con el pie izquierdo en un ángulo recto y colocado centralmente en la línea del blanco. El pie derecho se coloca ligeramente atrás del izquierdo y es girado un poco hacia fuera. La cadera se sitúa paralela a la línea de la mira. Los principiantes pueden empezar con esta posición básica y los tiradores avanzados deberían reconsiderarla con suma atención, como un medio de orientación. Quien se haya alejado demasiado de este estándar normal, usualmente sufrirá de errores de posición de tiro en la estructura corporal superior. Por ejemplo, las posiciones pélvicas inclinadas traen por consecuencia posiciones aventuradas de los pies. Aquí la cadera debe, en primer lugar, ser traída a la línea. Después de eso, las piernas mismas podrán encontrar la manera de mantenerse en equilibrio en el suelo. La longitud del cañón es conspicua comparada con lo ancho del cuerpo. En el caso ideal, los pies permanecen directamente bajo el eje del cañón, y la masa del cuerpo se divide equitativamente a ambos lados de esta línea fronteriza. La posición de tiro, por lo tanto, se encuentra balanceada y tiene buenos pronósticos de equilibrio. La cadera es empujada hacía delante a los dedos de los pies y es paralela a la línea de mira. El pie derecho se coloca algo hacia atrás para compensar la rotación de los hombros. La búsqueda de la posición ideal de los pies no tiene fin. El tirador nunca encontrará la posición perfecta, ya que su cuerpo es un poco diferente cada día y porque las condiciones cambian de disparo a disparo. Sin embargo, el tirador no tiene porqué empezar desde escarbar cada vez, ya que se cuenta con un valor aproximado en su cabeza. El tirador lo siente - y además, está almacenado como una imagen en su memoria visual. Con el sentimiento, el tirador puede muy rudamente determinar su posición. Un vistazo a sus zapatos le permite más aproximaciones exactas. Un patrón establecido es útil para el entrenamiento (y para la competición). Coloque una hoja de papel blanca (blanco de 1,00m) bajo los pies y marque la línea de mira. Cuando sienta que su posición es bastante buena, deje que alguien le ayude a dibujar el contorno de sus zapatos. Salga de la posición de tiro y revise si las huellas dibujadas permanecen cuando usted vuelve a asumir su posición. Si está satisfecho a medias, contará sin embargo, con un valor aproximado que puede usar como punto de partida la próxima vez que dispare. Tenga cuidado de no limitarse a este patrón. Permítase cambios menores después de cada disparo. Su posición de tiro cambia constantemente y sus pies tienen que acomodarse a estas alteraciones. Lo pueden hacer por sí mismo. Tan pronto como sienta un impulso, deberá torcer y girar sus piernas exactamente de la manera en que ellas lo pidan. Esto es válido hasta para cuando ya lleva disparados cinco dieses seguidos. Una hoja de papel con la línea de mira y un dibujo de sus pies le ayudará a "transportarse" a su posición básica. La próxima vez, póngase en las viejas huellas. El intervalo de separación entre sus pies influencia la estática. mientras más grande sea el intervalo, más estable será el alineamiento vertical del arma. Una posición más amplia baja el centro de gravedad del cuerpo y reduce fluctuaciones. Sin embargo, las posiciones de tiro excesivamente anchas dan surgimiento a la tensión en la parte interior de las piernas. Los pies se doblan a la altura del tobillo, lo cual hace fuerza hacia el exterior. Cuando el intervalo aumenta, el punto cero asciende. La movilidad se hunde entre los disparos (al cargar).  Girando ambos pies alrededor de la línea de plomada del centro de gravedad del cuerpo sin cambiar la posición de la cadera. Con este cambio, la tensión de girar se regula en la región lumbar. Una rotación intensa aumenta la tensión. Esto estabiliza la parte superior del cuerpo, pero sin embargo causa un sobre estiramiento y posiblemente dolor. Los tiradores inmóviles y los que tienen sobrepeso tienen una tendencia hacia una rotación considerablemente reducida. Esto les reduce estabilidad. Es más peligroso abrir la cadera hacia el blanco. Las balas amenazan con irse de lado. Girando uno o ambos pies hacia dentro o hacia fuera sobre los talones. Las rotaciones hacia dentro aprietan pasivamente los músculos de la pierna. Las rotaciones hacia fuera sueltan las piernas y relajan las rodillas. El equilibrio cambia con cualquier rotación. El giro hacia dentro cambia el centro de gravedad del cuerpo hacia delante mientras que el giro hacia fuera lo cambia hacia atrás. Las rotaciones exageradas reducen la superficie que se mantiene de pie. Aquí, el alineamiento lateral del arma está cambiado. La corrección del punto cero está favorecida a través de la rotación total, especialmente cuando existen grandes desviaciones. Los efectos de esto sin embargo son considerables. Un centímetro en el dedo del pie aumenta en 30 centímetros en el blanco para el tiro con carabina neumática, y nada menos que metro y medio en el tiro con carabina 22 a 50 metros. Girando el pie derecho alrededor de la línea de plomada del centro de gravedad. La manera más común y corriente de corregir el punto cero a los lados. Se recomienda sólo mover el pie derecho y dejar el izquierdo en su lugar normal. De esta manera, las variaciones se pueden calcular. Ponga especial atención a los cambios involuntarios de la cadera y a los cambios en el equilibrio. En todo caso, el tirador debe examinar su posición de tiro interna después de cada movimiento del pie.

El entrenamiento es un proceso bastante complejo aunque tiene una tarea muy clara: mejorar el rendimiento deportivo. Existen varios factores que determinan la rapidez y los límites de este proceso.

Parecido a un restaurante donde un buen cocinero echa los productos (factores determinantes de una comida) en el momento adecuado y en un orden determinado, el orden y la lógica de la estructura del entrenamiento tiene una gran importancia. Uno de los faros más importantes en el mar de las dudas y problemas deportivos son los objetivos. Date cuenta que hay una diferencia tremenda entre un objetivo y un deseo. Un deseo pertenece al mundo de los sueños y tiene valor como inspiración, pero nunca pertenecerá al mundo de la realidad si no lo conviertes en un objetivo.

SUEÑO + REALIDAD = OBJETIVOS

Mira entonces a la meta, pero mira también donde estás. Sigue contemplando la diferencia entre lo que tú quieres y lo que ya tienes. Procura imaginarte tanto los beneficios como los riesgos y gastos de la convención de ese sueño en realidad: el desarrollo de la personalidad, satisfacción, dinero, el tiempo, el esfuerzo, el sudor, las sonrisas y las lágrimas. Decídete a pagarlo. Si no puedes aguantar tanto en este momento, redefine la meta. Nadie consigue las metas máximas en cinco minutos. Aunque no hay garantía de conseguirlo, mejor seguir poco a poco adelante que estar en el mismo sitio deseando llegar al final del mundo. Hay un peligro: cuando reduces mentalmente la diferencia dolorosa entre el sueño y la realidad pintando la cara de colores para creer que eres más guapo, más fuerte, más perfecto, encontrarás la tranquilidad, pero en el mundo de tus sueños... Por eso redefine la meta, no la imagen de la realidad. Tu funcionamiento será más eficaz. Para las necesidades de este artículo vamos a distinguir los objetivos teniendo en cuenta el TIEMPO disponible para conseguirlo y la ESCALA de generalización: > Objetivos a largo plazo  > Objetivos a corto plazo

Objetivos a largo plazo

Se indican para toda la temporada en forma general. Ejemplos: superar la marca personal, acercarse o combatir el récord de España, entrar en una final o conseguir la puntuación (puesto) 1 a 8 en la competición más importante de la temporada, entrar al equipo nacional, conseguir la plaza olímpica, conseguir una medalla en el campeonato de... etc. Ese tipo de objetivos debe ser valorable y juega el papel importante en la inspiración para la planificación más detallada, respondiendo a la pregunta: ¿cómo puedo conseguirlo?.

Objetivo a corto plazo

Están previstos para los periodos de 2-6 semanas, llamados meso ciclos. Son la consecuencia del objetivo a largo plazo y deben ser más detallados y más precisos. Ejemplos en nivel técnico: mejorar la posición de pie para obtener más equilibrio, cambiar la posición de pie para no forzar tanto la columna sin perder el equilibrio, mejorar la resistencia en la posición rodilla, mejorar la posición tendido para obtener la reacción vertical de la carabina, modificar la posición para poder cargar manteniendo la carabina en la posición del disparo, etc.  Ejemplos en el nivel psicológico: aprender una técnica de relajación, aplicar la técnica de relajación de Schultz veinte minutos antes de las tiradas y en los momentos tensos de la tirada, mejorar la capacidad de mantener la atención en toda la tirada, superar la presión del primer disparo, etc. La mayoría de los objetivos en el nivel psicológico hay que perfeccionarlos en las competiciones.  Ejemplos en el nivel físico: fortalecer los músculos de la columna, bajar las pulsaciones mejorando la resistencia física, etc.  Es aconsejable realizar sólo un objetivo en distintos niveles; me refiero a tener sólo un objetivo técnico en un mesociclo. Estos objetivos deben estar presentes como el motivo principal de todos entrenamientos de un mesociclo. A continuación quiero presentar un ejemplo de la programación de los entrenamientos de casi tres semanas unas dos semanas antes del Campeonato de España Juvenil en Aire comprimido. En primer lugar me gustaría explicar la estructura de cada entrenamiento y después presentar el tipo de trabajo en los entrenamientos.

Estructura general

Todos los entrenamientos y todas las competiciones en el pie deben tener el siguiente esquema: > Calentamiento  > Entrenamiento de acuerdo con los objetivos a corto plazo previstos para este periodo  > Diez minutos de compensación (apuntando al blanco con la posición izquierda; si te diviertes más, puedes disparar).

Calentamiento

Reestirar los músculos 7-10 minutos: encontrar el punto del equilibrio más estable haciendo puntería al blanco, sin chaqueta. Procura recordar los ejes y las sensaciones de la posición para que puedas aprovecharlo en el entrenamiento/ competición. En caso de tirar una competición aprovecha 10 minutos de preparación para realizarlo.  3-4 minutos: disparar al primer blanco de prueba, sin chaqueta y sin traer el blanco. En este punto todavía no es importante ni la dispersión ni centrar la carabina. Debes buscar una buena coordinación de la salida del disparo sin perder el equilibrio de la posición.  3-4 minutos: dispara al segundo blanco de prueba, con chaqueta, sin traer (una agrupación). Sigue trabajando para ganar el equilibrio y coordinar bien la salida del disparo. Lógicamente, como utilizas la chaqueta, tendrás clara sensación de mejor equilibrio (mejor parada) y más confianza, que te permite saltar el disparo sin miedo. ¡Eso no significa que ya puedes trabajar menos! Significa que puedes hacer muchos puntos. Mantén y aprovéchalo en la tirada entera. No pierdas la concentración (mente) y sigue buscando el mejor equilibrio y la coordinación de la salida del disparo. 5. - Los dos últimos blancos debes utilizarlos para centrar la carabina (cuando ya has ganado el control sobre el equilibrio y la coordinación de la salida del disparo); normalmente 3-5 disparos es suficiente. Si te limitas a una cantidad determinada de disparos, te acostumbrarás más fácilmente al inicio de la tirada (casi todos los tiradores conocen la dificultad que se produce entre el último disparo de prueba y el primero de la competición. La diferencia entre los "buenos" y los "malos" es que los primeros han aprendido a superarla).

Objetivos del mesociclo

Control del equilibrio y coordinación de la salida del disparo Bien equilibrada posición en el momento del disparo y buena salida del disparo (aquella que no desequilibra la posición) son la gran base técnica de una muy buena tirada. Por lo tanto, mentalízate antes de cada entrenamiento y trabaja para mejorar estos importantes detalles. Vas a utilizar distintos ejercicios, pero todos están pensados para que estudies desde distintos puntos de vista el problema más grave del tiro: el equilibrio y la salida del disparo. Oblígate a no perder nunca de vista lo más importante, que no son sólo las agrupaciones o los puntos. Procura siempre trabajar para ganar el equilibrio y no perderlo soltando el disparo. Fortalecer los músculos de la zona de caderas (dorsales, glúteos y abdominales) Entrenamiento 4-5 veces a la semana, según posibilidades.

1º día entrenamiento nº 1 X 4 veces>

 2º día entrenamiento nº 1 X 3 veces>

3º día entrenamiento nº 2 X 4 veces>

 4º día entrenamiento nº 2 X 3 veces>

 5º día entrenamiento nº 1 X 3 veces>

 6º día entrenamiento nº 2 X 4 veces>

 7º día entrenamiento nº 3 X 2 veces>

8º día entrenamiento nº 3 X 3 veces>

 9º día entrenamiento nº 4 X 2 veces>

   10º día entrenamiento nº 3 X 2 veces>

    11º día entrenamiento nº 4 X 3 veces>

 12º día entrenamiento nº 4 X 1 vez>

13º día entrenamiento nº 3 X 1 vez

 

Entrenamiento 1

De diez a quince disparos sin traer el blanco. Utilizar el blanco usado o quitar la zona negra para no poder valorar los disparos  Agrupación de cinco disparos

Entrenamiento 2

Cinco disparos controlando el valor de cada uno en el blanco.  Seis ejecuciones mentales de un buen disparo; una con carabina pero sin balín (en seco), otra sólo mentalmente, etc.  Agrupación de cinco disparos (sin traer el blanco) respetando el mismo esquema mental que utilizaste en el punto anterior.

Entrenamiento 3

Veinte disparos a dos blancos. Después de cada disparo cambias el blanco al otro. En fin tendrás dos agrupaciones en dos blancos. ¡Ojo, difícil! Cuantos más disparos en el blanco, probablemente la concentración (mente) irá desviándose más del programa básico, que es el equilibrio y la salida del disparo. La tarea es mantener la misma concentración en el tema del equilibrio y la salida que en otros ejercicios. El tamaño de la agrupación tiene una importancia secundaria. El cambio de los blancos es para distraer tu atención.  Seis ejecuciones mentales de un buen disparo; una con carabina pero sin balín (en seco), otra sólo mentalmente, etc.  Diez disparos controlando el valor de cada uno en el blanco (un disparo en el blanco).

Entrenamiento 4

Tres series por diez disparos. Hay que repetir una sola vez la serie que contiene el peor disparo que 9.2

Días antes del campeonato

Nadie se imagina el día de su propia boda sin que ello requiera alguna preparación y esfuerzo, incluso varias semanas antes del acto, aunque todos los preparativos no garantizan que el novio/a no diga no en el momento más comprometido. El tirador también necesita estar en armonía con la competición que resulta importante para él, varios días antes de jugarla.

A continuación voy a comentar los aspectos clave que entran en juego en las distintas fases de la preparación para una competición. Empezaré en el momento relativamente lejano de la hora de competición y voy a acabar el discurso en el primer disparo blanco de concurso. 1. - Te comprometes a ser el campeón del próximo campeonato siempre y cuando hayas estudiado, no sólo por el esplendor de conseguirlo, sino también por el nivel de perfección y fuerza mental que debe tener un campeón. Antes de compararte con ese modelo no deberías pretender el titulo. En lugar de motivarte te puede perjudicar.  2. -La confianza y la tranquilidad la tienes que buscar en ti mismo. Descubriendo y construyendo tu personalidad de campeón de... lo que quieres. Para eso tienes tu cabeza y los psicólogos deportivos que te darán unas pistas:  > Pensar positivamente  > Aprender a aceptar tus nervios  > Concentrarse en aspectos básicos  > Concentrarse en cada disparo por separado  > Desarrollar el ego de forma sana  Hay muchos practicantes del tiro en el mundo, los que emplearon sus horas en los entrenamientos. Saben mucho de la técnica, pero se quedaron con la misma personalidad deportiva del inicio. ¿Crees que un gato puede cazar algo más importante que un ratón? Los campeonatos los ganan los leones. ¿Cuál es la diferencia esencial entre el gato y el león? Los dos tienen un buen instinto y no son libres de tener miedo, pero el león lo tiene muy claro: para él huir no existe. Así me he convencido a mí mismo, porque el gato nunca será el rey de la jungla aunque coma mucho y le crezcan los dientes. 3. - Unas 2-3 semanas antes del campeonato no intentes hacer pruebas puntuables. Puedes competir-entrenar pero con algunos objetivos tácticos, con el objetivo de conseguir el máximo de puntos. Después de haber acabado la tirada puedes estar contento o descontento por el grado de cumplimiento de los objetivos tácticos, nunca por los puntos. No encontrarás la confianza en los puntos que haces en los entrenamientos. Las tiradas pruebas puntuables sirven sólo para alimentar al gato. Son los entrenamientos de la huida por miedo. 4. - El entrenamiento oficial del campeonato no es la prueba puntuable ni la oportunidad para aprender la técnica. Si puedes elegir la hora y puesto, elige el mismo o el más cercano del que te corresponde en el campeonato. Así tendrás oportunidad de comprobar:  > La luz. Ajustar el iris y la anilla en caso de las instalaciones cerradas, comprobar posibles problemas de la sombra en el blanco en instalaciones abiertas.  > Orientación y altura de los blancos. En el caso de detectar la diferencia en altura, corregir la diferencia procurando evitar los cambios de los ajustes de la ravera, por ejemplo cambiar la altura de la seta.  > Organización en el puesto de tiro. Todos los campos de tiro tienen sus características especificas y distintos accesorios.  > Localizar y ver el aspecto de los servicios, bares y otros lugares que pueden ser útiles, por ejemplo para calentarse. 5. - La noche antes del campeonato. Según "el peso" del mismo, la experiencia del tirador, su temperamento, modalidad y habilidad para controlar las emociones, hay distintas tácticas de pasar esa noche. La regla universal es dejar aparcada la problemática del tiro hasta la mañana. La cantidad de horas dedicadas a dormir: 3 a 8. Una persona un poco cansada reacciona con menos fuerza al estrés. Tampoco interesa la falta de reacción al estrés, como ocurrió a un tirador que se durmió en la final de tendido... Claramente los problemas digestivos y los problemas del equilibrio pueden perjudicar la tirada y por ese motivo hay que buscar la forma más favorable de pasar el tiempo. Buena educación y espíritu deportivo hacen recordar que las soluciones buenas para uno pueden perjudicar a otro e incluir este aspecto como uno de los criterios principales a la hora de buscar la compañía. Partiendo del punto más global y completo, el éxito en tiro está condicionado por unos factores de los cuales el peor desarrollo determina el nivel del éxito o del desastre.

El entrenamiento empieza justo donde termina la diversión. quede claro: Hacer 30 dieses seguidos es emocionantísimo, pero divertido no es.

Entre los factores más destacados están: .- Conocimientos técnicos.  .- Armas, accesorios y munición.  .- Ilusión y coraje.  .- Paciencia y sacrificio.  .- Disciplina y motivación.  El factor de la ilusión y del coraje es imprescindible para convertir un sueño en realidad. Cada uno tiene la posibilidad de conseguir lo que aparece en su ilusión y lo más probable es que no consiga lo que no aparece en la ilusión. Quiero decir que una persona que sólo está intentando participar en un campeonato no podrá ganarlo. Para ganarlo hay que querer ganar mucho antes de competir en dicho campeonato. El factor de paciencia y sacrificio tiene su dimensión tanto a largo como a corto plazo. Para ejecutar 60 veces la misma rutina técnica con el mínimo riesgo de error, uno necesita la paciencia de un fraile, si tenemos en cuenta que la rutina debe ser bastante larga (completa) porque contiene aspectos biomecánicos (equilibrio de la posición), fisiológicos (respiración, cansancio neuromuscular, cansancio de la vista, etc.) y psicológicos (auto-manipulación de la motivación con el objetivo de poder ir enfocando la atención en siguientes elementos de la rutina). Mencionando el factor de la disciplina me refiero a la capacidad de elección, decisión y coherente actuación. La disciplina que tiene el miedo en sus raíces apaga la ilusión. La disciplina cuyo motivo principal es el beneficio, no garantiza la ejecución correcta de los disparos en los momentos difíciles de la tirada, como por ejemplo los primeros o los últimos disparos. El fondo más deseable de la disciplina es la elección y decisión voluntaria del tirador.

Los objetivos y formas de las siguientes etapas de entrenamiento de la posición tendido.

La formación de un tirador debería pasar por todas las etapas en el orden que se propone. Un tirador medio avanzado puede y debe perfeccionar más de una sola etapa en un entrenamiento, pero no tiene sentido saltar a las últimas etapas sin dominar, por lo menos en un nivel satisfactorio, las etapas anteriores.

Dominar la posición de tiro, formar la ilusión del éxito y despertar la ansiedad del éxito.

Etapa 1: Jugando con los ajustes que permite la culata de la carabina, buscar el máximo equilibrio pasivo y la estabilidad en el tiempo de la posición. La forma más apropiada de entrenamiento es practicar la posición sin disparar (en primera fase ni siquiera en seco), sin blanco (para evitar el forzamiento de la posición hacía un punto de referencia muy concreto), sin las miras (facilitar la colocación perfecta de la cabeza; de vez en cuando poner el diópter para corregir la colocación real de la cabeza, seguir sin el diópter). Cada sesión durará 15-20 minutos, 1-3 sesiones en un entrenamiento.  

Etapa 2: Definir las sensaciones musculares que acompañan a la posición de tiro. forma: entrenamiento de la relajación en la posición de tiro; disparar en seco sin el mismo punto de referencia definido para todos los disparos, pero con las miras. Se admite un distinto punto de referencia para cada disparo. No forzar la posición. 

Etapa 3: Dominar la colocación de la posición respecto a un punto de referencia una vez definida. Cuidado con las tensiones que pueden producirse como efecto de forzar la posición hacia la diana. El objetivo es llegar a la misma facilidad de controlar el equilibrio de la posición que en la etapa sin blanco y sin miras. Una pista: a la diana debe apuntar todo el cuerpo, no sólo los ojos. Forma de entreno: disparar en seco equilibrando la posición y la carabina respecto a la diana; preferiblemente en el campo de tiro. Para entrenar en otro sitio hay que medir la altura exacta del cañón respecto al suelo mientras el tirador está apuntando al blanco real. Respetar la misma altura del cañón en otras condiciones. Una sesión debería durar 8-10 minutos, 2-4 sesiones en un entrenamiento.

Dominar la reacción de la posición y de la carabina en el momento del disparo: Tanto en la vía visual como en la vía sensitiva.

Etapa 4: Disparar al blanco con la bala. Controlar por la vía sensitiva la reacción de la posición. Intentar mantener la misma posición (las mismas presiones, las mismas fuerzas y el mismo reparto del peso) en la fase de apuntar, mientras se está produciendo el disparo y después - hasta que desaparecen todas las vibraciones y movimientos -. Si se detecta alguna variación corregir la posición, y si es necesario, corregir también los ajustes de la carabina. Volver a comprobar la nueva posición en las formas de etapas anteriores.  Etapa 5: Disparar al blanco con la bala. Controlar visualmente la forma del bote y el punto donde se quedan las miras después del disparo. Corregir con las caderas y conseguir que las miras vuelvan después del disparo al mismo punto donde estaban en la fase de apuntar (en el 10 con algo...). Un bote ideal es totalmente vertical y corto.  La forma más apropiada de entrenar en estas etapas es tirar agrupaciones empezando con 20 disparos y terminando, en el nivel más avanzado, en las agrupaciones de 5 disparos. La forma global de valoración de una parte del entreno (agrupación) impide despertar los pensamientos negativos y una desmotivación. Los pensamientos positivos son el alimento de la ilusión y del coraje. La agrupación dice algo suficiente sobre el nivel de control del tirador, pero impide preocupaciones por un disparo concreto. ¿Para que mirar el catalejo si todavía hay muchos disparos que no dominas técnicamente? Más vale que te des cuenta sin mirar que algunos se te van. No interesa verlos porque se van a consolidar.

Perfeccionar la rutina (procedimiento del disparo). Ganar la auto confianza y la sensación de autorización (control)

El modelo aproximado de la rutina:

1. - Equilibrar la posición sin ayuda de las miras, colocar bien la cara. Comprobar exteriores (agujero del diópter con el túnel).  2. - Corregir el equilibrio de la posición buscando el centro del blanco. No forzar la posición.  3. - Respiración de forma lenta y controlada con la vista centrada en algún objeto cercano, control sensitivo del equilibrio de la posición (6 segundos).  4. - Comprobar exteriores (0,3 segundos).  5. - Apuntar (ajustar con la máxima precisión la posición viendo la imagen de los circuitos) (4 a 7 segundos).  6. - Manteniendo la sensación del máximo equilibrio, ir apretando el gatillo lentamente (0,5-1 segundo).  7 .- Aguantar con la misma sensación hasta que desaparecen las vibraciones y movimientos (0,2-0,5 segundos).  8. - Comprobar de nuevo el centrado de las miras sin cambiar la sensación de equilibrio (0,1-0,2 segundos). Etapa 6: Disparar todos y cada uno de los disparos con la misma rutina. Controlar las agrupaciones posteriormente con el catalejo.  Etapa 7: Imponiendo la perfección de la rutina y siguiendo cada elemento con la atención adecuada, ir comprobando la coincidencia de los errores en la rutina con la desviación de los disparos.  Etapa 8: Practicar la rutina: Observar el proceso de formarse una agrupación. Etapa 8: Practicar la rutina: Observar el proceso de formarse una agrupación. Cuidado: cuando estás en la fase de preparar y ejecutar el disparo TODA la ATENCIÓN debe estar en la rutina. Ni un 1% de la atención puede quedarse con la imagen de tu posible victoria. Si lo encuentras demasiado difícil en algún momento, deja de mirar por el catalejo y sigue disparando en seco, hablando contigo mismo entre los disparos hasta que seas capaz de enfocar la atención solamente en la rutina.

Mecanizar la rutina. Controlar sólo en los momentos claves (débiles).

Tendido, es la modalidad-reina del tiro de precisión. En ninguna otra de las modalidades el récord del Mundo no está en el nivel absoluto. En tendido, varios tiradores han obtenido la puntuación máxima de 600 puntos. Mecánicamente es la más fácil gracias a los muchos puntos de apoyo y la gran estabilidad del arma.

Lo que diferencia los "tiradores de tendido" de los que no llegaron todavía a los grandes resultados es la constante concentración, prudente perfección de la puntería, relajación total del cuerpo y resistencia mental para aguantar la presión de tantos dieses seguidos.

Normas generales en breve

1. - Hay que estudiar la posición (entrenando en seco y observando la rescción de la carabina) buscando la máxima estabilidad del arma. Cualquier movimiento o pulsación que puedes detectar se puede minimizar. Muchos tiradores no ponen suficiente atención a este detalle. Los tubos (prolongadores de las miras) se utilizan con el objetivo de aumentar la capacidad de detectar el movimiento del arma.  2. - Puedes disparar siempre después de haber conseguido la sensación del equilibrio entre los codos con el cuerpo totalmente relajado (especialmente los brazos y el cuello). Es sorprendente, pero no es suficiente apuntar bien. Por lo menos el 10% de los disparos se desvían del diez justo en el momento del disparo. Si quieres tirar bien tendido, no puedes correr este riesgo despreciando las sensaciones.  3.- La visión perfecta de la diana y de las miras permite excluir un porcentaje importante de los errores. Es importantísimo aprovechar la estabilidad de la posición para controlar la zona diana-anilla como en la zona diópter-túnel en la fase preparatoria y justo antes de cada disparo.  4. - Los tiradores de tendido corrigen lo que empieza a fallar antes de cometer un nueve (porque se fijan en las sensaciones y observan la reacción del cañón). No hay magia ninguna: hay dieces que fueron errores. Este tipo de disparos puede ser motivo suficiente para levantarse del puesto de tiro después de haber hecho, por ejemplo, 48 dieces seguidos.  5.- No parar nunca en la búsqueda de una buena munición y un mejor cañón. No te dejes obsesionar. Dicen que uno que sabe tirar puede hacer una tirada decente utilizando un cepillo. Y es verdad, hasta unos 594 puntos.

Equipo

.- Chaqueta. Sin mayores exigencias, cerrar 2-3 botones.  .- Correa. Preferible la del plástico.  .- Guante. Preferible más duro; en la zona de contacto del guante con la manga de la chaqueta y la correa colocar todo de manera que permita evitar cualquier arruga.  .- Carabina. La culata debe tener la carriera y ravera ajustable, el cañón preferible pesado y el que agrupa bien (no todos los cañones son iguales).  .- Miras. Para conseguir mucha estabilidad del arma muchos tiradores aumentan la longitud de las miras prolongando el cañón con un tubo. Con este invento se pretende percibir mejor los pequeños movimientos del arma. El tamaño de la anilla: preferible pequeño que grande; por ejemplo en el cañón sin tubo entre 3,2 - 3,3. El iris regulable con filtros (incluso polarizador) permiten adaptar el ojo a las condiciones más difíciles.  .- Nivel. La inclinación del arma siempre igual tiene su motivo no sólo en un posible error del desplazamiento de la puntería según el grado de la inclinación. El nivel sirve también como control de la colocación correcta de la ravera en el hombro y posibles tensiones de los músculos del cuello.  .- Munición. La opinión de que Eley Tenex es mejor que por ejemplo R50 tiene su límite. El último campeón olímpico en tendido, Cristian Klees, ganó los Juegos con Fiocci y cañón de Diana (culata de Anschutz). Buscando las puntuaciones por encima de unos 594 puntos hay que buscar la pareja más perfecta: lote de la munición y cañón.  .- Carga de la munición. Cargando la bala es preferible no perder el contacto que se produce entre el hombro derecho y la ravera, ni cambiar los ejes de la posición; se consigue cargando un poco más (lo que pesa el brazo derecho) el codo izquierdo en el momento de cargar.  .- Catalejo. Colocar de tal modo que permita controlar el blanco levantando sólo la vista (como mucho girar muy poco la cabeza) sin cambiar la posición ni crear tensiones adicionales en ninguna parte del cuerpo.

Colocación del cuerpo

a.- La pierna izquierda (a1) con el pie (a2), el lado izquierdo del cuerpo (a3) y el codo (a4) está en una línea (el codo puede estar colocado también un poco a la derecha de la línea del cuerpo).  A1.- se refiere al lado izquierdo de la pierna; en altura de la rodilla la rótula no tiene contacto con el suelo, pero si tiene el contacto la parte lateral de la rodilla.  A2.- el talón inclinado hacia la izquierda respecto a la puntera (permite más fácilmente conseguir el detalle mencionado en el punto a1).  A3.- el hueso izquierdo de la cadera soporta gran parte del peso; normalmente después de unas horas de entrenar aparece una mancha en esta zona de piel, de este modo, junto con la rodilla derecha (c) se consigue levantar la zona del estómago evitando gran parte de las pulsaciones que se transmiten por el estómago.  b).- La línea del cuerpo inclinada entre 0 - 30º respecto a la línea del disparo.  c) .- Flexionar un poco la pierna derecha subiendo la rodilla en dirección del cañón (unos 45º). De este modo se consigue otro punto de apoyo importante para la estabilidad de la posición y levantar la zona de estómago (mira a3).